jueves, 27 de junio de 2013

Steve Canyon

Estupendamente editado en castellano el primer tomo de las aventuras del piloto norteamericano creado por el gran Milton Caniff, las tiras (del año 1947) ofrecen toda la maestría del trazo de Caniff, del que tantos grandes autores han bebido (no se me iba de la cabeza al inmenso Romita Sr. cuando pasaba las páginas).

La Segunda Guerra Mundial ha acabado, y el capitan Canyon sigue dedicado a su actividad como piloto ya apartado del ejército, junto al resto de su equipo, participantes también en el conflicto.

Son aventuras que enlazan unas con otras sin apenas respiro para detenerse un par de viñetas. En ellas se muestra la capacidad para la réplica en los diálogos y el maravilloso dibujo de Caniff. 
Respecto a los personajes, la mayoría no dejan de ser clichés (algunos más acertados y/o trabajados que otros), pero destaca sobremanera que los más interesantes sean habitualmente los femeninos, incluso aunque sean secundarios o pasajeros. La fuerza que tienen estos personajes femeninos (la secretaria de Canyon), y las "malvadas" y hermosas damas que ponen en apuros (o no) al capitán están muy lejos de los repetitivos compañeros del protagonista.

Una muy interesante lectura...