viernes, 8 de mayo de 2015

Vengadores: La era de Ultrón

Partamos de que la maravillosa, fresca y perfectamente equilibrada primera entrega fue casi perfecta:
 
Los toques de humor precisos, un reparto perfecto que reencarna a los personajes como seguramente nunca podríamos haber soñado, una dinámica entre ellos que funciona, momentos de desarrollo de personajes, de acción, de épica...una escena de travelling majestuosa...y todo ese espíritu lleno de aventuras más grandes que la vida, diversión y energía de la Marvel de los buenos tiempos.
 
Claro, comparar todo aquello con lo que sea, por bien que esté, hace que lo demás palidezca.
Eso ocurre precisamente con la segunda parte, en la que todo es un poco menos brillante, hay efectos confusos en ocasiones, el ritmo al inicio decae bastante (¿la cinta es quizás demasiado extensa?), y en general no es tan redonda en nada (se nota que no hay un fulgurante Loki que destaque por encima de todo).
 
Aun y con todos sus defectos, si quitamos las altas expectativas de en medio, entretiene bastante, y aparte guiños al lector de siempre, uno pasa un rato agradable.
 
Bien por La Visión, espectacularmente recreada tanto por los efectos y vestuario/maquillaje como por Bettany, bien por los momentos introspectivos de la Viuda y Banner/Hulk, bien cuando Ojo de Halcón toma protagonismo, estupendo Mercurio (¿metahumanos resultado de experimentos? Por favor...) y La Bruja, y magnífica la batalla entre Hulk y Iron Man (aunque las batallas aéreas son demasiado confusas).
 
No equilibra tan bien el protagonismo de los principales (salen demasiados personajes que eso sí, aportan siempre algo), y la sensación final es la de que te deja algo frío...no se termina de entrar del todo en el film.
 
Aun así, digna de ver, claro (y qué ganas de Thanos...).