domingo, 8 de diciembre de 2013

El consejero

Grandísimos nombres para esta esperada y anunciada película.
¿El resultado? Quizás por debajo de las expectativas y por encima de la media.

Por un lado, la película es más que correcta: mantiene interesado al espectador, tiene un ritmo correcto, los intérpretes hacen realmente bien su trabajo, la historia fluye aun a pesar del ritmo cadencioso, mezclando las coincidencias con las sorpresas y con el casi aspecto documental del mundo del tráfico de drogas. La sensación es la de que todo puedo ocurrir en cualquier momento, que el fin de algunos de los personajes puede venir por cualquier dirección. La tensión es acertada, y los juegos mentales de comentarios anteriores hacen que el espectador vea en su cabeza de manera sutil sin necesidad de mostrar los hechos en pantalla lo que ha pasado. 
Los toques gore y desagradables no son excesivos, mostrando la contención en todo momento, siendo mucho más efectivo este enfoque en una cinta de estas características.

Estando todos los intérpretes acertados (buen casting), Fassbender y especialmente Cameron Diaz se encuentran un peldaño por encima, realizando ambos una gran interpretación.

Y en cuanto a la historia, McCarthy creo que firma un guión muy de su estilo: Si no te gusta rebozarte en lo horrible del alma humana, no veas esta película y no te acerques a su literatura. Todo es crudo, simple. No hay azar, o si lo hay está entrelazado a las opciones morales de los personajes. Los inocentes sufren y los no inocentes también, y poco hay en este mundo macarthiano que se mantenga impoluto o a salvo...