martes, 14 de julio de 2015

Daredevil TV series

Una adaptación casi perfecta...
La serie tiene lo mejor de la esencia de las mejores etapas del cómic original, sin seguir al pie de la letra todo, consiguiendo que fluya como entidad aparte, usando lo mejor para lograr un resultado fiel, profundo, dinámico, con una atmósfera realista, urbana y cercana en la caracterización compleja de los personajes.
 
El trío protagonista (con Matt y Foggy como cabezas principales  a los que bordan en sus recreaciones y relación personal los actores Charlie Cox y Elden Henson, a los que se añade a la estupenda Deborah Ann Woll como Karen Page) lleva el peso de la trama personal junto cómo no al gran Vincent D`Onofrio como Kingpin, cuyo acento, dicción y expresión sobrecoge y llena la pantalla.
 
Todos interpretan a la perfección sus papeles. Todos permiten unas dinámicas ricas a la hora de mostrar lo que sus personajes llevan dentro de sí, sus contradicciones, miedos, fantasmas y esperanzas.
 
Junto al tono serio (acierto total), la elección del casting completa su acierto con la mano derecha de Fisk (Wesley, el fiel y frío escudero, con un magnífico Toby Leonard Moore), con un Urich que pese a la licencia borda Vondie Curtis-Hall, una Rosario Dawson y Scott Glenn soberbios pese a su no excesivo metraje en pantalla...y así todos, ya sean secundarios o con papeles menos importantes.
 
Lo mejor de la esencia de las etapas de Miller y Nocenti está presente (por cierto, la escritora está fuera de los agradecimientos en los títulos de crédito, así como el gran Al Williamson, cosa inaceptable a mi parecer, puesto que su contribución no sólo está al nivel de la aportación de Miller, los Romita o Janson, sino que seguramente esté incluso por encima de algún otro que sí está en la lista).
 
Quizás hacia el final (sólo son 13 los episodios de la primera temporada) algunas de las situaciones que les ocurren a los personajes puedan ser un poco discutibles, teniendo en cuenta la esencia de los mismos y lo que pueden aportar, y ciertos detalles de tono menos realista y más superheroico (que rompe el tono más centrado y realista de la serie)  le restan verosimilitud, credibilidad y calidad, pero sin duda la serie es sobresaliente, se disfruta y mucho, y lo más complicado de todo quizás sea que la continuación esté a la altura de la primera temporada.
 
Sacrificio, Fe, Amistad, Sufrimiento, Reconversión, Mafias, Confabulaciones y Traiciones, Ninjas...
 
Para disfrutar y paladear.