miércoles, 5 de agosto de 2015

Ant- Man: La Película

La mejor etapa de las adaptaciones de los comics de Marvel está aquí.
 
Y digo la mejor porque no todas pueden ser buenas, ni excelentes (y las han habido, como X Men 2, Spiderman 2 o la primera de Los Vengadores), pero evidentemente quizás sea más fácil acertar con el tono y las historias a versionar cuando tras tantas décadas de publicación, los personajes ya se convierten en icónicos, conocidos incluso entre el público menos acérrimo, y han pasado por etapas donde guionistas y dibujantes han dado lo mejor de sí.
 
Ahora ya no sólo se ha acertado con estos personajes tan conocidos. Otras adaptaciones de las que se esperaba quizás no tanto y con personajes secundario (Guardianes de la Galaxia y ésta del Hombre Hormiga) se han ganado y con absoluto merecimiento a la crítica y a la taquilla. ¿Por qué?
Fácil: Son frescas, divertidas, con ritmo, con personajes perfectamente definidos, que respiran e importan al espectador, porque la dinámica en la que se mueven engancha.
Tienen buena factura técnica, buen casting...se conciben para pasar un buen rato y dejan con mejor sensación porque a priori las expectativas no eran muy exigentes, y cumplen con creces a éstas.
 
Y pasa lo mismo con el menos conocido Ant-man, con un Paul Rudd que sigue siendo ese actor divertido, informal, de mirada inteligente y preocupada, perfecto para un Hombre Hormiga con problemas familiares y con dificultades para encontrar su rumbo en la vida.
 
Michael Douglas es el Hank Pym perfecto. Veterano inventor que sigue sin resolver cuestiones del pasado y que tiene dificultades para tener una relación sin asperezas con su hija, una preciosa y espectacular Evangeline Lilly, con una fuerza y una personalidad (y un corte de pelo) destacabilísimos.
 
Y así con el resto del reparto (con el foco puesto en la pequeña del reparto, excepcional por completo)...
 
Las escenas con efectos sobresalen y son una delicia (ver a las hormigas y a Paul reducido comandándolas, o a todo ese microuniverso que parece otra galaxia son un espectáculo fascinante).
 
Todo encaja y uno sale con la sensación de haber acertado, de haber pasado un buen rato y de haberse reído y fascinado a partes iguales.
 
¡Atención que hay una escena extra pre y otra post créditos!