jueves, 10 de julio de 2014

El océano al final del camino


"Por dentro, los adultos tampoco parecen adultos. Por fuera son grandes y desconsiderados y siempre parece que saben lo que hacen. Por dentro, siguen siendo exactamente igual que han sido siempre. Como cuando tenían tu edad. La verdad es que los adultos no existen. Ni uno solo, en todo el mundo".

La última novela de Neil Gaiman surgió como un relato corto para su mujer que poco a poco fue creciendo
(mientras otros proyectos ya firmados esperaban) hasta convertirse en lo que es: Una sencilla novela con magia, que engancha también a los adultos (con el mérito de hacerlo con su protagonista, un niño de 7 años, basado en el propio Gaiman a esa edad).

Una lectura realmente amena en la que Gaiman nos transporta a esa edad para algunos ya lejana en que las cosas y el mundo se veían de manera muy diferente. La trama funciona, las páginas se leen con soltura y ganas y el resultado es estupendo, disfrutando la lectura global y día a día.

Una buena recomendación para disfrutar con una lectura ligera y entretenida.