miércoles, 11 de noviembre de 2015

Truman

Hace ya 12 años Cesc Gay me hizo disfrutar con su estupenda En la ciudad, y nuevamente lo ha conseguido con esta estupenda Truman, un maravilloso ejemplo de honestidad, talento, verosimilitud y equilibrio entre el drama y los respiros humorísticos.
 
La figura de Darín es enorme (y con razón), pero sin desmerecer su trabajo (ni mucho menos es mi intención puesto que me encuentro entre sus admiradores, y nuevamente su talento vuelve a brillar aquí), querría destacar la gigantesca maravilla que es ver a Javier Cámara desarrollar los enormes matices del personaje, que creo, es el que soporta el mayor peso de la trama.
Cámara vehicula la historia, los porqués, es el Sancho que todo Quijote necesita, su humanidad brilla como si no fuese una creación de la imaginación en un trasunto de realidad, como es el cine en definitiva...Cámara ES el personaje, y con sólo un pequeño matiz de su mirada nos permite vivir a través suyo la historia como si estuviésemos con él en la propia pantalla.
 
Maravilloso también, y más que destacable, el papel de Dolores Fonzi. Su última escena habla por si sola. Sin duda el casting no podía ser mejor.
 
El dolor anticipado de la pérdida, la sutilidad y elegancia de la narración, de los silencios y de las miradas, de los pensamientos y sentimientos internos....
 
Esto es CINE hecho ARTE.