jueves, 23 de junio de 2016

Frank Cappa

Lo que Manfred Sommer consiguió con el famoso periodista y corresponsal de guerra fue sencillo: alcanzar lo sublime. Una historia apasionante con un personaje complejo, comprometido, inteligente, descreído, inolvidable y apasionante. 
A través de él Sommer mostró la cara negativa del mundo, ése en el que los inocentes sufren, en el que la barbarie domina la vida, en el que la guerra destruye todo aquello conseguido con tanto esfuerzo por la Humanidad.

El ecologismo y su importancia, el respeto por los Derechos Humanos, el pacifismo...la aventura también, pero las bases son esas, son sólidas, tánto como las historias, en las que se ensalza a las víctimas, y también el heroísmo del hombre común, oprimido por la monotonía y las cargas sociales.

Gráficamente nos encontramos ante un Maestro. Bebe de los grandes clásicos: Blasco, Canniff, Raymond. Otros muchos lo han hecho tras él (y si no que se lo digan a otro grande como Guèra), y cada página, cada viñeta, cada ambiente y expresión acierta y aporta. 

Los textos, comentarios y entrevistas (así como los bocetos y diseños) conforman una edición difícil de superar (lástima que esté descatalogada).

Inolvidable Cappa. Inolvidable Sommer...