martes, 15 de septiembre de 2009

Avance de Avilés 2009


Aún con la resaca de risas, dibujos y grandes ratos a la vuelta de Avilés y sus XIV Jornadas del comic, os resumo algo de estas estupendas jornadas:

Yanick Paquette barrió en simpatía y saber estar, trabajando mañana y tarde para los fans, acudiendo a la carpa por las noches y durmiendo apenas nada para seguir haciendo dibujos. Un tipo encantador, divertido y bromista que se ganó tres merecidos premios en la Clausura.

Las exposiciones de Braithwaite y Hampton, simplemente espectaculares. Grandes tipos ambos también, se llevaron su reconocimiento y premios. La visita guiada de Hampton a su exposición - que incluía cuadros y láminas pintadas de comic- fue divertida y embriagadora, y un verdadero placer. Hampton pintó prácticamente cuadros para sus fans.

El tímido Jim Cheung acudió desde USA y realizó trabajos maravillosos con tinta y grises (en ocasiones hasta se mantuvo trabajando en un sketch una hora) y me regaló una maravilla de Hulk en la commission que habíamos concretado anteriormente a la llegada a Avilés.

Tanto su mujer como la de Sprouse (un encanto de mujer, realmente divertida) le hicieron una gran competencia a la ganadora del premio a la mejor acompañante, que ganó la mujer de la leyenda Trimpe, que se fueron encantados con el cariño de los fans, los pinchos de las terrazas y los dibujos de Herb (que se pasó horas disfrutando con ellos y charlando con la gente).

Sprouse se hartó a dibujar Tom Strong (le encanta), y se mostró tímido también, educado y agradecido.

Las risas con Rodney Ramos también estuvieron aseguradas, y la estupenda pareja de Irma de Bucky (que hizo unas acuarelas maravillosas) fueron una compañía para apreciar y disfrutar.

Las charlas fueron abundantes y variadas, y Diego García demostró el porqué sigue siendo el mejor.

Un diez para la Organización y los patrocinadores, así como a los autores autoinvitados como Frazer Irving, que repitió visita.

No podía faltar Steve Dillon, y de alguna manera estuvo en espíritu, con un divertido y merecido homenaje en la carpa a su visita del año anterior.

Buen rollo entre amigos y conocidos de otros salones y una semana que he disfrutado aún más que la anterior (y que ha puesto mi cuenta bajo mínimos). Y es que cuando tienes tanto talento delante es difícil resistirse a no comprar lo que te encanta.

Seguiremos contando anécdotas.

En la foto:

Yanick Paquette recibiendo su segundo premio, ante la mirada de Jim Cheung (izda) y Chris Sprouse (drcha).

10 comentarios:

Pater dijo...

y luego dicen que el paraíso no existe XD

saludos!

Yota dijo...

que pena no haber ido....

The Korinthian dijo...

Sí, el cielo existe y está en Avilés.

Dani Serrano dijo...

La envidia me corroe... algún año, algún año!!

Carlos Pujol dijo...

Mucha envidia sana es lo que tengo. Una pregunta , en comparación con el salón de Barcelona, ¿crees que hay mejor ambiente entre la gente y los autores?, ¿son más cercano?. Porque por lo que cuentas tiene toda la pinta que sí.
Un año tengo que ir, aunque me despidan...

The Korinthian dijo...

Yo me apunto para toda la vida, Dani...

Carlos, ten en cuenta que el ambiente que se crea es muy especial, porque hay charlas, exposiciones, es al aire libre en terrazas donde puedes hablar con los autores, ir luego de cervezas con ellos en la carpa...Todo es mucho más personal, y los autores aparte de hacer visitas por los alrededores y las actividades habituales, disfrutan de flexibilidad y actúan más por su disposición hacia los fans y no por obligación.

Batman-Wayne dijo...

La verdad que el sentimiento avilesino esta harto exagerado,el tratamiento con el autores es cercano pero a la vez hay un acoso en el que el autor muchas veces esta presionado,la falta de control en algunas ocasiones crea malentendidos y disiciones entre los grupos de fans....puede que me lo piense dos veces antes de intentar reconquistar aviles.

The Korinthian dijo...

Hombre, esa parte también existe, está claro, lo que pasa es que yo hablo desde mi propia percepción y valoración, y lo que me queda es esencialmente positivo: descargar tontadas del día a día del trabajo, pasar muy buenos ratos con los amigos y poder charlar con los autores e invitados (autores o no).Por ej, uno de los días lo que más disfruté fue hablar con Kenny López, el rotulista de DC. Tanto, que perdí la oportunidad de ponerme a la cola de Sprouse y me quedé sin Trimpe, pero ese instante fue estupendo.

Pese a malentendidos y roces, lo positivo para mí es abrumador.

Kike dijo...

Que pena no haber estado ahi! Espero que cuentes más :)

The Korinthian dijo...

Estoy en ello, Kike!