sábado, 26 de septiembre de 2009

De compritas por Avilés


Uno de los magníficos originales que Scott Hampton tenía a la venta se encaprichó de mí y como no sé decir que no, convencí al matrimonio americano para que le dejasen viajar conmigo (tras cortas y fáciles negociaciones).
Los trazos, el dominio de la luz y de las sombras y del color, de las texturas...Hampton es un maestro como pocos...
Ahora el original es feliz...y yo también...

5 comentarios:

Jaume Martí dijo...

Oye con esto si que no hay derecho, no puedes enseñar esto para matarnos a todos de envidia!!! Yo en mi proxima vida quiero ser como tu...

The Korinthian dijo...

Vaya, Jaume...
No lo hago para dar envidia!!

Cuando quieras estás invitado a visitar mi colección en casa (claro que me acusarías de darte más envidia...)

Un abrazo

Carlos Pujol dijo...

A esta si que no le puedo sacar ningún defecto, perfecta.

Jaume Martí dijo...

Gracias por la invitación a ver que año me paso por expocomic y puedo ver tu colección. Una abraçada

The Korinthian dijo...

Es preciosa, Carlos, es verdad...La cosa es que tenía tantas preciosas...

Otra para ti, Jaume, y a ver si puede ser éste año!!