martes, 10 de febrero de 2015

Tarzán de DuBois y Manning


El dibujante norteamericano, creador de Magnus, Robot Fighter, y que también trabajó con Star Wars, ilustró las aventuras del Tarzán de Burroughs. A este último trabajo he podido acercarme por medio de un tomo editado por la colaboración entre un periódico diario de tirada nacional y Panini Comics.
 
Si bien Burroughs alcanzó merecida fama no sólo por sus novelas del salvaje lord inglés sino por también por el ciclo de novelas de John Carter (aunque trabajó también como reportero de guerra), sus adaptaciones al cine o al cómic no son para nada desmerecedoras de su trabajo original.
En este caso, adaptando trabajos como Tarzán de los monos,  El hijo de Tarzán o Tarzán el indomable, ambos autores (DuBois y Manning) mantienen el espíritu salvaje, indómito, aventurero y fresco que continúa fresco en la actualidad.
 
Manning comenzó a ilustrar estos trabajos en 1967, y su elegancia, fino trazo, plasticidad y clasicismo nada forzado, sino al contrario, marcó una etapa y dejó muy alto el nivel de calidad.
 
Con los leones de Xuja, o Tarzán el terrible, las historias giran más en torno a la ciencia ficción épico/pseudo histórica, al acercarse más al tipo de John Carter que al del propio Tarzán, tomando elementos de ambos tipos de mundos.
 
Sea en uno u otro enfoque, las páginas avanzan sin detenerse, y uno ve cómo gente como Steve Rude o Paul Smith le deben pero que mucho al gran Manning.