domingo, 17 de julio de 2011

Transformers 3: Sin acritud


"¿Qué daño podría haber hecho contratar a un guionista, aunque fuese del montón?"

Esa es la tesis que ya había leído sobre esta tercera parte. Y cierta es. POR COMPLETO.
Por lo demás, lo mejor que se puede decir es que a pesar de no tener guión, puedes estar más de dos horas sentado delante de la pantalla sin necesitar visitar el baño o abandonar la sala (si la butaca es buena y amplia, por supuesto).

Eso sí, los efectos digitales están llegando a alcanzar un nivel difícilmente imaginable hace unos años. Los Transformers parecen reales (de hecho más reales que algunos personajes humanos).

Otra cosa sorprendente (no estaría en el guión) es cómo se se puede sobrevivir a dos horas de disparos, explosiones, derrumbe de edificios, golpes y demás acción desatada corriendo con tacones y sin sufrir ni un movimiento de pestaña fuera de sitio...

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Una peli tan rematadamente mala , debe ser criticada con mucha , pero mucha mucha acritud.

The Korinthian dijo...

Sí, rematadamente...pero los sofás eran realmente buenos, XD

Yota dijo...

De acuerdo contigo. De hecho te menciono en mi critica. Yo pague por ella... la viste en sofá?

Eres un nuevo dios.

The Korinthian dijo...

Yota:

Yo también pagué...

¿Nuevo dios? No entiendo