martes, 13 de marzo de 2012

John Carter


La primera lectura de la adaptación a la pantalla de las novelas de Burroughs es...que le falta grandeza. Eso, y que podrían haber hecho algo realmente importante con el material original, y que obviamente el resultado dista mucho de las posibilidades iniciales.
La mejor recomendación para disfrutar todo lo que las novelas dan es ciertamente leer las novelas.

Específicamente hablando de la adaptación, John Carter carece de epicidad (salvo en el breve e intenso instante en que éste se enfrenta a los hombres verdes mientras rememora un momento realmente emotivo de su vida pasada en la Tierra). Le falta trasmitir con claridad y fuerza todo aquello que el personaje protagonista siente en su interior (quizás aquí no hubiese ido mal algo de voz en off, que sólo se usa al finalizar el film), puesto que el protagonista no llega a acertar expresivamente a hacerlo en su interpretación.
Le faltan la magia de su relación con Dejah, la enorme sensación de aventura con mayúsculas de las novelas y transmitir la extrañeza de un mundo completamente distinto al nuestro, con la complejidad de las distintas costumbres culturales de las razas y especies que lo habitan...

Las modificaciones de guión con respecto al original no aportan nada que lo mejore (si acaso lo empeoran por reducir la impresión de algo que simplemente es inexplicable como el viaje entre mundos a algo controlable y manipulable por ciertos seres...que podrían haberse ahorrado; lo mismo con la explicación de la crítica situación del planeta rojo) y las simplificaciones (por restricción de metraje al adaptar los mil y un detalles de las novelas) dejan en el aire sin explicar cuestiones que deberían ser básicas para simpatizar con los personajes y poder identificarse con ellos y con las circunstancias que los hacen evolucionar en sus relaciones.

Otro punto negativo viene como consecuencia de la franquicia Disney, al meter tics habituales en las películas de género que no hacen más que introducir gracietas sin sentido para los más pequeños (si es que a estos les hacen gracia). Afortunadamente no son demasiado abundantes ni se extienden más que por unos minutos.

En el lado positivo la recreación de Marte es realmente asombrosa, y todos sus habitantes parecen reales (a veces incluso más que los actores reales). Eso y que seguramente para alguien no iniciado en la lectura de la obra original será una película mucho mejor, que quizás lleve a dichos espectadores a buscar su lectura (complicada en castellano, puesto que está descatalogada, y aquí apelo a las editoriales a lanzarse a la reedición).

Dejah Thoris (la mujer más hermosa del universo), obviamente va vestida al ser una producción Disney, al contrario de las novelas donde tan sólo se viste con joyas. Lynn Collins da el papel y si fuese por mí, sería la protagonista de cualquier producto fílmico o televisivo de Wonder Woman.

En definitiva, una lástima no haber aprovechado la potencialidad, quedando todo en un producto que pasará a la historia como lo que podría haber sido y no fue...

4 comentarios:

milo dijo...

Y siguen sin reeditar las novelas :P

The Korinthian dijo...

Milo, en el foro americano mandaron un link con descargas gratuitas de todas las novelas en formato ebook.
Si no lo tienes te lo paso.

milo dijo...

Lo vi, pero supuse que están en Inglés así que pasé de descargarlas.

The Korinthian dijo...

Lo están, lo están...