miércoles, 11 de noviembre de 2009

Una película Redonda


Pocas veces he podido disfrutar del cine tan entregado, absorbido y deseoso de seguir difrutando que con El secreto de sus ojos.

No sólo es un Ricardo Darín absolutamente acertado, en un papel perfectamente interpretado, lleno de profundidad en las miradas, en los gestos, en las frases dichas y guardadas.
No sólo es una hermosa Soledad Villamil al mismo nivel que Darín en la interpretación, con sus espacios para la duda, para preguntarse si las cosas pudieron ser distintas pero sin desesperar porque no pudiesen ser.
No sólo es un plantel de secundarios de primer nivel interpretando como sólo los grandes lo pueden hacer. No sólo es una historia hermosa, dura y dolorosa por momentos, pero esperanzadora y divertida en otros.
No sólo es todo eso. Es todo eso y más. Es la vida hecha cine...

2 comentarios:

Yota dijo...

¿Cuál es el secreto?

The Korinthian dijo...

Pues el de sus ojos,jejejej