viernes, 29 de enero de 2010

¿Por qué coleccionar originales?


Diana, del foro al que pertenecemos y que compartimos, y en el que departimos sobre principalmente éste tema, planteó la cuestión. Me gustaría compartir aquí mi postura con vosotros:

"Bueno, es una faceta que en realidad está relacionada con lo que a lo largo del tiempo han sido tus aficiones desde niño, tus gustos, tus relaciones, tus sensaciones y querencias.
Me explico:
Me recuerdo tomando un lápiz desde que apenas podía aguantarlo en mi mano. Siempre el amor por el dibujo estuvo conmigo, se puede decir que nació conmigo, como una especie de hermano gemelo siamés y etéreo que me acompañaba a todas partes. Eso a lo largo del tiempo se ha mantenido invariable hasta hoy mismo. Por tanto, amando tanto el dibujo, comienzas por fijarte en cosas relacionadas con él: cuadros, dibujos, comics, fotografías...que puedes usar para, al inicio, simplemente copiar aquello que te llama la atención. Así practicas tus habilidades poco a poco, simplemente porque disfrutas con ello.

Al mismo tiempo, la lectura era otra de mis pasiones. Todos tenemos algo que desde pequeños se nos queda fijado en la memoria, aunque luego no se desarrolle o evolucione. Entonces, fueron los comics de Astérix, Tintín, Mortadelo...que incluso los no habituales en el mundillo saben reconocer. Éstos se debieron grabar en mí, aunando mi afición por el dibujo y la lectura.
Hubo un salto a los 11 años, en que comencé a comprar habitualmente y por mi propia iniciativa dichas historias (ya comics Marvel, etc) y seguí enganchado.

Tras tantos años leyendo y coleccionando comics, y dibujando y practicando, encontrando nuevos pintores, nuevas técnicas, asombrado por los trazos, la escultura, la arquitectura, la fotografía, etc...uno desarrolla una sensibilidad y unos gustos determinados y una esencial querencia por determinados artistas, como por ejemplo los dibujantes de comic, a los que en general no se les valora como a los pintores que exponen en las salas de exposiciones, pero que en muchas ocasiones tienen un bagaje importantísimo de conocimientos y distintas temáticas de trabajo. El descubrir que existe un mercado de originales a los que se puede acceder por unos precios por lo general mucho más asequibles que éstas otras obras que te comenté fue otro paso importante, gracias a las nuevas posibilidades en la comunicación por la Web.

Ver que puedes contactar con un autor al que has admirado desde hace 10, 15, 20 años y al que has seguido en su trabajo con una verdadera pasión es realmente especial. Poder no sólo hablar con él, sino conocerle en persona en convenciones de comic, intercambiar ideas y agradecimientos...es reconfortante y un momento bonito realmente.

Por tanto es una mezcla de todo, de admiración, de una afición compartida con amigos (muchos conocidos por dichos gustos), de tendencias en los gustos...

Cuando vamos a una exposición nos fijamos en las pinceladas, los colores, la composición...tener parte de la obra de un autor al que admiras en tu propia casa es una manera única de aprender a valorar su trabajo, su dedicación y arte, y de aprender uno mismo a dar lo mejor que tiene con sus propias habilidades.

Pero bueno, vaya parrafada....
en realidad no es más que una variante del síndrome de Diógenes para intentar llenar inútilmente las carencias personales en una sociedad injusta e infeliz, jejejeje
."

2 comentarios:

Yota dijo...

Pues yo lo expresaría de manera, que cada cual hace con su pasta lo que le sale de las pelotas.

The Korinthian dijo...

Ummmmmmm..........Eso no da paara un post interesante, Yota.